Ciber seguridad en los casinos online

Estás en tu casa y te apetece jugar. Quizá unas manos de blackjack, pasar la tarde en la ruleta, darte una vuelta por las máquinas tragaperras o incluso acercarte a la sala de poker. Eso sí, tienes que vestirte, arreglarte (más o menos dependiendo del código de etiqueta del casino elegido), conducir hasta el casino o ir en transporte público… Espera, llevas tiempo queriendo jugar online y hoy, que está lloviendo y hace frío, quizá sea la oportunidad perfecta para probar esos casinos. No solo obtendrás una experiencia de juego totalmente realista como en el casino normal, sino que lo harás desde el confort de tu propia casa. Si lo que te gusta de ir al casino es la parte social, cada vez más operadores ofrecen la opción de juego en vivo con dealers de carne y hueso a quienes estarás viendo por cámara web, con quienes podrás hablar y donde también tendrás la oportunidad de chatear con otros jugadores que estén sentados en la misma mesa que tú.

Si es la primera vez que vas a jugar online, te recomendamos que busques casinos online con licencia y regulados, como por ejemplo el casino online de bet365. Siempre, tanto si eres un veterano de los casinos como si eres un novato, es recomendable que únicamente deposites tu dinero en páginas de confianza. Google es tu amigo, si no estás seguro de alguna de ellas, una rápida búsqueda en Google te ayudará a decidirte por un casino online u otro.

Ahora bien, antes de comenzar a jugar o a realizar cualquier actividad relacionada con el dinero online, te recomendamos que tengas en cuenta varios principios básicos de seguridad online (o ciberseguridad). Ten en cuenta que, no solo vas a estar introduciendo tus datos bancarios, datos de tu tarjeta de crédito o tu monedero electrónico, sino que vas a hacer transacciones, como depositar en el casino y retirar tus fondos cuando ganes.

Tanto si eres un jugador recreacional (que juega de vez en cuando por ocio y diversión), como si eres un jugador profesional (que se gana la vida con el dinero que obtiene en los casinos online), es realmente importante que observes varias reglas básicas. Está claro que todo esto se aplica a la navegación en internet en general, pero más específicamente a la seguridad del juego online, ya que estarás realizando transferencias y operaciones con tus cuentas bancarias y con dinero real.

Lo primero que debes tener en cuenta son tus contraseñas. Crea siempre contraseñas fuertes y que sean únicas. No utilices la misma contraseña para distintos casinos y, sobre todo, no repitas contraseñas cuando se trata de páginas en las que has introducido tus datos bancarios y en las que realices operaciones de transacciones. La razón es simple, si algún pirata consigue “hackear” una de tus cuentas, probará como primera opción con la misma contraseña. Si quieres estar seguro al 100% de la seguridad de tus contraseñas, hay numerosas páginas que te ayudan a crear una contraseña aleatoria fuerte (con números, letras, símbolos, mayúsculas y minúsculas). Si eres de los que tienen problemas para recordar tus contraseñas, también hay páginas que te pueden ayudar y, dependiendo del navegador que utilices, también tendrás una opción para recordar las contraseñas. Recuerda, solo deberías hacer esto último siempre y cuando tu ordenador (o dispositivo desde el que vayas a jugar) sea personal y no compartido.

En los casinos, salas de poker y demás páginas de juego o apuestas online, necesitas contraseñas más fuertes y seguras. También te recomendamos que, cuando el navegador te pregunte si quieres recordar la contraseña, no marques la opción.



En segundo lugar, están los archivos de descarga. Ten mucho cuidado con los archivos y comprueba siempre que son de una fuente fiable antes de continuar con la descarga. Si estás jugando en un casino online a algún juego que requiera software, después de descargarlo de la página por primera vez, en ocasiones tendrás que descargar y volver a instalar las actualizaciones. Algunas páginas de juegos de casino online, como por ejemplo bet365, te avisará con antelación por correo para que sepas que, cuando su software te pida una descarga de actualización, es una fuente de confianza. Del mismo modo, ten cuidado con los adjuntos que te descargas por email, en ocasiones pueden contener keyloggers o troyanos o cualquier archivo malicioso con la intención de implantarse en tu ordenador para robar tu información.

El tercer lugar de la lista lo ocupan los programas antivirus. Hay numerosos antivirus gratuitos que te puedes descargar en la red. La mayoría de ellos funcionan de forma bastante sólida. Otros, te dan una versión de prueba de x semanas o meses para que después lo compres. De todas formas, si vas a realizar operaciones económicas de juego online, te recomendamos que inviertas algo de dinero en comprarte un buen antivirus.

La mayoría de las salas de poker y de monederos electrónicos, ofrecen el sistema de autenticación de dos factores. Algo muy utilizado por quienes juegan online. Incluso hay proveedores de email que lo ofrecen. Si por mala suerte un pirata robase tu contraseña, ya no sería suficiente para entrar en tu cuenta y realizar operaciones con ella. Hay diferentes servicios para esto, desde aplicaciones móviles, hasta llaves físicas, o incluso por sms en tu teléfono móvil.

Por supuesto, hay que tener siempre mucho cuidado con nuestro wifi y, sobre todo, si estamos navegando con una conexión pública. Por mucho que confíes en los demás que están utilizando tu conexión, si no está cifrada, puede haber cualquier pirata al acecho esperando un descuido y robarte tus contraseñas. Si la wifi es pública, lo mejor es que navegues o juegues utilizando una VPN. El software de la VPN resolverá el problema de tu seguridad encriptando tus datos para que nadie pueda acceder a ellos.

No compartas tus contraseñas. Ni siquiera contraseñas de páginas sin importancia como la de una página de streaming que le dejas a tu amigo para que no tenga que pagar el servicio, o cualquier otra. Por mucho que confíes en tu amigo (¡y no decimos que no lo hagas!), no sabes quién puede estar espiándole a él para conseguir su información y, encima, llevarse la tuya de rebote.

Y siempre, en general, ten cuidado. Está bien que desconfíes (en cierta medida) de todo. Desde un link que te envían, hasta un archivo con unos “gatitos haciendo el pino”, a una foto, una actualización de software…

Ten en cuenta que no solamente hablamos de tu ordenador, sino de todos tus dispositivos. Cada día más casinos online ofrecen el juego móvil y tienen su aplicación, como bet365, que te permitirá jugar a juegos de casino, de mesa y a máquinas tragaperras en movimiento. También has de tener cuidado a la hora de proteger tus contraseñas y datos de acceso, aunque únicamente utilices tu teléfono inteligente o tu tablet.

En muchas páginas de juego y apuestas online, te podrás encontrar con un logo de “juego seguro”. Esto significa que la página tiene precaución con tus datos y los encripta por si hay algún pirata al acecho. Por otra parte, cuando vas a realizar una operación económica, como retirar tus fondos ganados en las mesas de poker, por ejemplo, las salas pueden pedirte por algún tipo de verificación de forma aleatoria para asegurarse de que eres tú quien está realizando la operación.

Una vez tenido en cuenta todo esto, a jugar y a divertirte, ¡te deseamos la mejor de las suertes!
Inicio Diferentes métodos de pago online Tarjetas prepago para jugar online Monederos electrónicos para
jugar online